POESIAS

ENTRE TODOS NOS HUNDIMOS

Estos serán los últimos versos,

los dejaré encima de la mesa junto un vasos, una botella de whisky y la

pistola que utilizaré.

Dejaré la puerta de entrada abierta.

Quiero que los primeros que entren, llenen los vasos , y tranquilamente ,

vayan leyendo mis últimas letras.

Dejaré también suficiente papel y bolígrafos para que la escritura continúe.

Al lado de la pistola, dejaré suficientes balas, ya que una vez que los

visitantes acaben de escribir , quiero que carguen la pistola y se peguen un

tiro.

Al final estos escritos serán la memoria de un generación pérdida,

asombrada, confundida, desconcertada, desperdiciada, gracias a los egos,

ansias de poder, o a las intencionadas mentiras que todos dimos por

verdaderas.

LIBRE

No busques a tu madre en mi.

No busques ningún descanso en mí.

No quieras saciar tu hambre en mi.

También tu sabes dónde está la cocina,

También tú duermes en una cama.

No somos tan distintos.

Cuando traspases la puerta, deja tus aires de superioridad afuera.

Cuando abras la puerta, sacúdete tu machismo, sino vuelve con

tus papás.

No busques en mi un pozo para ahogar tus lágrimas

No esperes de mí que solo tenga de estar orgullosa por tus

éxitos.

También yo tengo mis ambiciones

También yo tengo mis fracasos.

Yo también puedo bailar sola.

Al fin y a cabo tú y yo solo somos huesos rodeados de piel.

LA EDAD DE LA INOCENCIA

La luz se filtra por la ventana. Dos cuerpos desnudos en penumbra se acarician. Hablan, se besan. No existe el mundo exterior. La luz se va durmiendo. Los cuerpos siguen acariciándose, lentamente. Todo el universo se concentra en la habitación. El sol, la luna, las estrellas se cuelan en la cama. Fuera la oscuridad más absoluta. El mar remoja los pies, el hielo arde en unos segundos. El fuego se mete dentro de los cuerpos. El sueño ha huido. En las miradas,toda la felicidad del mundo.La marea se llevó el tiempo.La marea trajo la música celestial. El viento se llevó nuestros pecados, nos robó nuestra vida, y volvimos a la época de la inocencia, donde no existían las lágrimas, la ambición, las envidias, los celos, la vergüenza. Siempre íbamos desnudos, siempre hacíamos el amor.

Silencio, silencio, 

Solo quiero escuchar el batir de las hojas en las ramas,

el rumor del viento.

Dejadme solo.

¿ Quién es esa mujer que sobresale entre los carrizales, que parece emerger de las profundidades marinas?.

No he visto mujer mas hermosa, mas enigmática 

¿ Será real ?, 

no sé, pero me tiene hipnotizado, 

Me tiemblan las piernas, estoy paralizado.

Quiero huir , estoy asustado, 

¿ Será la muerte que me espera ?.

Y si asi fuera, 

¿Cómo debería actuar ?.

¿ Matando a la muerte ?, ¿ escapando ?, pero ¿ a dónde ?

Quizá solo sean alucinaciones mías,

Quizá sean solo recuerdos de mis seres queridos ya fallecidos que han venido del mas allá a verme a través de esta mujer.

Silencio, dejadme solo sintiendo el mundo, sintiendo el universo, antes de irme.

De repente, la vegetación se va marchitando, los océanos se van evaporando, la naturaleza finalmente desaparece. Todo se convierte en desierto. La vida se va extinguiendo.

Alzo la vista hacia el cielo, y vuelvo a ver la imagen de la mujer recortada en el firmamento, que me hace gestos para que me acerque a ella, y yo no puedo rechazarla.

TRAVESIAS

Me olvidaré de las tinieblas,
Abriré las ventanas para que el aire me golpee en la cara.
Apagaré las luces, dejando que los rayos de sol adivinen mi cuerpo.
Soplaré las velas y las tiraré a las brasas del olvido.
Abriré las puertas  y me dirigiré hacia las olas, hacia las tormentas.
Emergeré  desde el fondo de mi morada,
y me dejaré llevar por las olas.
 Iré allá donde escuche el ruido de los truenos.
Donde me guíe mi percepción.
Dejaré la casa, con su memoria, su leyenda. 

Nostalgia de un tiempo perezoso.
Allá donde duerma será mi morada.
Allá por donde me abandone será mi jardín.
Allá donde me bañe será mi lago.
Allá donde juegue será mi parque.
Tendré mil nombres.
Utilizaré mil disfraces.

Difundiré la confusión allá donde vaya
Y nadie podrá dominarme.
Apareceré, desapareceré.
Seré rey y mendigo.
El loco y el cuerdo.
El día y la noche.
La luz y las tinieblas.
Todo a mi voluntad.
El viaje ya ha empezado…

Haz clic o arrastra un archivo a este área para subirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *